lunes, marzo 02, 2015

Datos fundamentales son omitidos en la cobertura de la República Dominicana

Nota: Este blogpspot fue publicado en Ingles aquí

Medios de comunicación internacionales fallan en la verificación datos básicos sobre la República Dominicana


De seguro que usted se dará cuenta por el hecho de que este blogspot esta siendo publicado en la plataforma Blogger.com que quien le escribe no es un escritor de renombre, un periodista en la nómina de un gigante mediático, un laboratorio de ideas o universidad de prestigio.  De hecho me considero el prototipo del "ciudadano interesado" que se aprovecha de todas las herramientas que gente como yo tienen a su disposición para comentar sobre temas que nos interesan.

Me gano la vida como un profesional de la informática en una compañía privada en el estado de Maryland, EE.UU. y soy nativo de la República Dominicana.  Aunque ya no vivo en mi país natal y considero los Estados Unidos como mi hogar, todavía tengo interés en la República Dominicana y sigo con atención lo que se publica sobre el país por medio de la Internet.

En los últimos dos años la principal noticia relacionada a la República Dominicana en la prensa internacional es la situación que enfrentan inmigrantes Haitianos y sus descendientes a consecuencia de la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional Dominicano.  No tengo problemas en admitir que las cuestiones relacionadas a esta sentencia son complejas y el que este interesado en este asunto debe comenzar por leer la sentencia.  Solo son 147 páginas, en Español y el conocer de asuntos legales ayuda pero no es necesario.

Ni siquiera voy a pretender que puedo hablar con autoridad de la sentencia y cuestiones relacionadas, ya que este no es el propósito de este blogspot.  Mi preocupación es la cobertura que este tópico ha recibido y la información errónea de datos fundamentales acerca del país, sus leyes y sus instituciones.  Permítanme comenzar con el último ejemplo de esta practica, una pieza de opinión escrita el pasado 27 de Febrero por Iman Amrani con el título en Ingles "Stateless and Silenced" (Apátridas y Silenciados).

La Srta. Amrani es una periodista con sede en Londres y según su perfil profesional indica que es asociada del periódico The Guardian del Reino Unido, aunque la pieza de opinión a la cual hago referencia fue publicada en la sección Latino Voices del Huffington Post.  La Srta. Amrani comienza su pieza con el siguiente párrafo:

Hoy es el día de la Independencia en la República Dominicana.  En todo el país, miles de Dominicanos celebraran el aniversario 171 de la expulsión del gobierno Haitiano luego de 22 años en el poder, controlando la totalidad de la isla de la Hispaniola.  A propósito el aniversario de la Independencia de la República Dominicana de España, que colonizo el país dos veces, no es observado. [énfasis añadido]
El hecho de que la independencia de Dominicana "no es observada" fue una sorpresa para mí y de seguro sorprenderá a todo aquel que conoce datos fundamentales de la historia de la República Dominicana.  Esto es porque los Dominicanos si celebramos nuestra independencia de España el 16 de Agosto, fecha patria Dominicana conocida como el Día de la Restauración.

Mi primera reacción fue tratar de contactar a la autora de esta pieza y ver si podía usar este detalle para entablar una conversación sobre este artículo.  Anteriormente solía simplemente dejar un comentario en la historia, pero últimamente he decidido que contactar a los autores de artículos como este puede que resulte en un enfoque más productivo.  La única información de contacto que ofrece la Srta. Amrani es su cuenta de Twitter, por lo que le escribí los siguientes tuits:



Traducción: @ImaniAmrani Srta. Amrani, ¿sabe usted que se celebra en la República Dominicana el 16 de Agosto?


@ImaniAmrani ¿Sabe usted quién fue Gregorio Luyeron y por qué una ciudad, una bahía y un aeropuerto en la República Dominicana llevan su nombre?

Momentos después de enviar el segundo tuit recibí esta respuesta de la Srta. Amrani:

 No soy muy dado a estar lanzando acusaciones sobre personas que no conozco; de verdad que no puedo decir que conozco bien el trabajo de la Srta. Amrani, ya que el artículo de ella al que hago referencia es el primero que le he leído.  Pero no habla muy bien de ella la cita errónea de un dato fundamental sobre la República Dominicana y que su reacción al cuestionarle sobre esto fue el equivalente moderno de taparse las orejas para no escuchar.

También es de notar que en su pieza la Srta. Amrani afirma que se desempeño como maestra en una escuela Dominicana; de hecho ella sabe que España colonizo el territorio Dominicano dos veces, por lo que su afirmación de que el país no celebra la fecha de independencia de España es aún más desconcertante ya que no se trata de un dato trivial.

Hay otros ejemplos en la pieza de la Srta. Amrani en que datos fundamentales sobre el efecto de la sentencia del Tribunal Constitucional Dominicano y otros eventos a los cuales ella hace referencia:


  • Afirma que Henry Claude Jean, un hombre que fue asesinado el pasado mes de Febrero era un "limpiabotas Dominicano de descendencia Haitiana".  Como se indica en la historia publicada por el Huffington Post al cual la Srta. Amrani hace referencia el Sr. Claude Jean es un ciudadano Haitiano.  Este dato es también confirmado en una carta abierta publicado por RECONOCIDO (un grupo cívico Dominicano) y que fue dirigida al Presidente Dominicano Danilo Medina.
  • Afirma que la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional Dominicano "niega con carácter retroactivo la ciudadanía a personas nacidas en el país luego del 1929 y cuyos padres eran inmigrantes ilegales".  Para ser justos con la Srta. Amrani ella no es la única que hace esta afirmación.  De hecho es precisamente de esta manera como esta historia ha sido reportada por diversos medios de comunicación internacional (como el nota periodística de Reuters que ella cita).  Como exprese anteriormente este es un asunto complejo, pero puede ser entendido por cualquiera que este interesado en informar sobre este tema leyendo la sentencia (como lo hice yo).   La primera parte de la sentencia afirma que cualquier persona a la que se le haya emitido un certificado de nacimiento "irregularmente" (es decir, no se presentó la documentación que se requiere a los Dominicanos o extranjeros asentados en el país legalmente) no es un ciudadano Dominicano.  La segunda parte de la sentencia siempre es dejada fuera por la prensa en su cobertura de este tema, aunque es la parte en la cual el Tribunal Constitucional establece que el culpable principal de crear la situación que resulto en la emisión de certificados de nacimientos en forma irregular fueron los varios gobiernos Dominicanos y ordena al gobierno actual tomar acción correctiva para impedir que los afectados quedaran en un limbo legal (o "apátridas").
  • Los 200,000: De nuevo no es la Srta. Amrani la única que esta reportando este número (que otros indican puede llegar a 250,000) y se refiere al número de personas que supuestamente son afectadas por la sentencia del Tribunal Constitucional.  El gobierno Dominicano, según esta nota periodística del diario local Diario Libre afirma que el número de afectados es solamente 24,392 personas.  La diferencia no se puede categorizar de ninguna manera como una pequeña discrepancia, por lo que es de esperarse que alguien citara la fuente del número mayor que contradice al gobierno Dominicano o el por qué existe esta diferencia.  Ni la Srta. Amrani o ninguna otra fuente de mi conocimiento ha publicado la fuente de este número.  Entiendo que es cuestión de ética periodística que si alguien se dedicó a la tarea de producir este número y encontró que de hecho alrededor de 200,000 a 250,000 ciudadanos fueron afectados por la sentencia, esta persona u organización debe recibir el debido crédito por su trabajo.
  • "Trabas burocráticas" en el proceso de naturalización: ¿Cuáles son esas trabas?  La Srta. Amrani no indica quien o quienes son los culpables de crear estas trabas burocráticas ni tampoco provee cita que indique de que se tratan.  Tampoco provee información alguna sobre el "proceso de naturalización" y quienes se beneficiaran de este, dato importante dado su afirmación anterior de que a 200,000 personas se les quito la ciudadanía.  Informes en la prensa Dominicana (como este del Listin Diario, principal periódico local) afirman que nacionales Haitianos que pueden beneficiarse del proceso de naturalización protestaban en frente de las oficinas consulares del gobierno Haitiano, alegando que los documentos que necesitan para poder aplicar ante las autoridades Dominicanas se han retrasado.  Otro informe publicado por El Nuevo Diario indica que a los nacionales Haitianos se les esta cobrando $135.00 por un pasaporte, que resulta ser el mismo precio que yo tendría que pagar por renovar un pasaporte Dominicano en cualquiera de las oficinas consulares del país en los Estados Unidos.  Dado que para un Dominicano el costo de conseguir un pasaporte nuevo es de $37.00 y si los informes que indican que a los nacionales Haitianos se les esta cobrando $135.00 son ciertos (y de verdad, no estaría de más si alguien en la prensa decidiera abundar sobre este asunto), este costo resulta excesivo.
Es irónico que la pieza de la Srta. Amrani fuera publicada en la sección "Latino Voices" (Voces Latinas) del Huffington Post, ya que aparentemente los Dominicanos no tenemos voz propia en estas cuestiones.  Es como si fuésemos algo así como espectros sin vida y sin voz, que lo único que hacemos es causarle molestias a los inmigrantes Haitianos y la situación no nos afecta de ninguna manera.

Los Dominicanos somos Latinos y no esta de más que nuestras voces también sean escuchadas cuando pedimos que los hechos reales que subrayan este tema sean presentados con fidelidad.  Debo mencionar que comenté el artículo de la Srta. Amrani con Roque Planas, editor de la sección Latino Voices del Huffington Post y me complace mencionar que él a prestado bastante atención en esta y otras ocaciones en que él ha sido contactado sobre la cobertura que se ha dado a este tema.

Termino exhortando al Sr. Planas y sus colegas a que se aseguren de tomar todas las acciones pertinentes en la búsqueda de la verdad en este tema y cualquier otro que estimen de interés periodístico.  Si a travez de sus esfuerzos aprendo que todo lo que yo entendía era la verdad sobre las políticas de inmigración de la República Dominicana, los efectos de la sentencia 168-13 y la subsecuente ley de naturalización (169-14) en realidad no lo era no tendré pena alguna en admitirlo.

La búsqueda de la verdad, sea cual sea es de por sí una tarea digna y con mucho valor.

No hay comentarios.: