domingo, febrero 12, 2012

Recordando a Whitney

A mediados de la década de los 80 me mude con mi familia a Puerto Rico después de terminar la secundaria en Santiago; este fue un tiempo de muchos ajustes para mí, ir de ser un muchacho despreocupado en mi ciudad natal a pensar en la Universidad y en como hacer unos pesitos.

Mi primer intento fue vender enciclopedias Grolier (¿se acuerdan de eso?) y había una oficina de ventas en un multi-pisos frente a la casa donde vivía. Todas las tardes para ir a mi trabajo cruzaba por una tienda por departamentos que ocupada los primeros niveles del edificio y sin falta pasaba por el departamento de música a ver por unos minutos a mi “novia”.



A Whitney Houston la vi por primera vez en MTV (en esa época cuando su programación consistía en su totalidad de videos y no los “realities” sobre chicas que eran gordas o vainas así). El video de la canción “You Give Good Love” fue el primero que vi y admito que lo más me llamó la atención fue la belleza de la cantante, que no es de extrañar ya que antes de cantar era modelo.

Pensé entonces que Whitney sería otra más y que esa canción sería su tope. Pero luego vino “Saving All My Love”, “All At Once”, “Greatest Love of All” y el álbum vendió millones de copias. En esos tiempos no había Internet de donde piratear las canciones y el que quería música o la compraba o grababa una cinta de la radio.

Lo demás como dicen es historia y para mí tomo un turno fatídico cuando Whitney se casó con Bobby Brown, al que de seguro muchos están ahora culpando del la caída personal y profesional de la cantante. Yo estoy tentado a hacer lo mismo, pero la verdad es que en este mundo todos somos responsables de nuestras acciones y lo más fácil es echarle la culpa a otro de nuestras infortunas.

Ayer mientras estaba medio dormido me dijeron que Whitney había muerto y no fue hasta que puse las noticias que vine a comprender lo que estaba pasando. A esta hora todavía no se la causa, solo que la encontraron muerta en un hotel. Es una muerte que no se la deseo a nadie, en la soledad y quizás sin poder despedirse de familiares y amigos.

Solo queda rezar por su alma y recordar su legado, su hermosa voz y su rostro que aún hoy en día en sus buenos momentos radiaba belleza.

Descansa en paz, Whitney.

No hay comentarios.: