jueves, febrero 25, 2010


















Óscar Arias Sánchez (Fuente Wikipedia)

Agradeciendo de nuevo a Manuel Miranda por hacernos llegar esta joya en su blog. El presidente saliente de Costa Rica se despidió de sus homólogos latinoamericanos en la cumbre de Cancún, México. El discurso completo (título: "Que cada palo aguante su vela") esta aquí.

Me llamó la atención esta parte:

No se debe confundir el origen democrático de un régimen con el funcionamiento democrático del Estado. Hay en nuestra región gobiernos que se valen de los resultados electorales para justificar su deseo de coartar libertades individuales y perseguir a sus adversarios. Se valen de un mecanismo democrático, para subvertir las bases de la democracia.

Un verdadero demócrata, si no tiene oposición, debe crearla. Demuestra su éxito en los frutos de su trabajo, y no en el producto de sus represalias. Demuestra su poder abriendo hospitales, caminos y universidades, y no cerrando medios de comunicación.

Un verdadero demócrata demuestra su energía combatiendo la pobreza, la ignorancia y la inseguridad ciudadana, y no imperios extranjeros, conspiraciones secretas e invasiones imaginarias. Esta región cansada de promesas huecas y palabras vacías, necesita una legión de estadistas cada vez más tolerantes, y no una legión de populistas cada vez más autoritarios. Es muy fácil defender los derechos de quienes piensan igual que nosotros. Defender los derechos de quienes piensan distinto, ése es el reto del verdadero demócrata.

No me imagino a quién se refería...

Propuestas, no eslogans.


Revisando mi cuenta de twitter en un descanso en el trabajo me encuentro que una avalancha de mensajes con la etiqueta “#nobarrickgold”, notando de primera intención un “retweet” del bloguero José Peguero de un mensaje de otro usuario (LauBengoa) que decía lo siguiente:

“porque si a ti no te importa tu pais, a mi si me importa el mio!”

Muy noble el sentimiento, pero conteste inmediatamente con este tweet:

“y que es lo que proponen entonces...? Que nos comamos el oro...?”

Pense en todas las veces que la gente se pone a protestar por la explotación de nuestros recursos naturales, específicamente los famosos yacimientos de oro de pueblo viejo. Me remonté al pasado, al primer gobierno del presidente Antonio Guzmán donde le prensa nos bombardeaba a diario con comentarios sobre la explotación de esta mina por la Rosario Dominicana (de propiedad Canadiense).

Me imaginaba entonces a unos capataces gringos, con látigos en la mano observando a trabajadores dominicanos, transportando en sus espaldas sudorosas lingotes de oro a tierras lejanas. ¡Que injusticia! ¿Cuándo acabaran con eso? Vino la felicidad cuando el gobierno anunció la nacionalización de la empresa y por fín… ¡EL ORO ES NUESTRO!

¿Qué paso entonces? La historia es bien conocida, pero en resumen el gobierno hecho la mina por el suelo, la cerraron y dejaron un desastre ecológico que hasta hoy perdura y que tomará una cifra millonaria en arreglar.

Pero, eso son cosas demasiado largas para un tweet, y tenía que volver al trabajo. En otro descanso, reviso mi cuenta de twitter y encuentro otra aportación al tema, esta vez de Remo del Orbe:

“Porque Quisqueya vale mas que oro”

Tiene razón, si lo tomamos literalmente. Nuestro país vale más que oro, pero ¿qué significa eso? Me atreví a responderle a “Remo”, cuyo blog sigo desde hace muchos años con el siguiente tweet:

“eso es un eslogan, no una propuesta.”

Sin querer infringir en el derecho que tenemos todos a expresar nuestras opiniones en la forma que estimemos conveniente, nuestra democracia debe madurar e ir más allá de la mera repetición de eslogans y estribillos políticos. El asunto del acuerdo con la Barrick es una oportunidad que debemos aprovechar para elaborar propuestas que lleven a un plan de acción.

Mi propuesta es que nos concentremos en la raíz del problema, no los síntomas. Si, el contrato con la Barrick es oneroso, muy desventajoso para el país (Manuel Miranda discutió el tema al detalle en su blog, recomendado a todos los que le interese este asunto). ¿Saben por qué el gobierno lo firmó? Porque pueden.

El presidente Fernández y la cuadrilla de mafiosos que nos gobierna saben que pueden hacer lo que le venga en gana con el país. Nosotros, con nuestra pasividad le dimos permiso. Nuestro país es uno de los mejores comunicados de América Latina; el que menos uno se espera anda con un celular mandando mensajes de texto.

¿Y qué hacemos cuando el país demanda que actuemos como ciudadanos y no como ovejas? Crear una etiqueta en twitter y competir a ver quién manda el slogan más bonito. O hacemos grupos en facebook, que se llenan de gente inmediatamente, que nunca hacen nada. (Nota a los “fans” del grupo de facebook “No al cambio de Constitución en RD”: La cambiaron.)

En Egipto la gente que protesta contra el gobierno enfrentan cárcel, torturas y hasta la muerte. No importa, no les da miedo. Usan facebook para organizarse y protestar como quiera. En chile, en el 2006 los estudiantes se tiraron a la calle, paralizaron el país y obligaron al gobierno a invertir más en educación. En Cúba, Yoani Sanchez se las arregla para burlar la censura del gobierno para documentar la muerte del prisionero político Olando Zapata Tamayo, entrevistando a su madre y subiéndolo a youtube.

Ejemplos hay de sobra, si de verdad nos interesa efectuar un cambio real en nuestro país. No lo hacemos, porque no nos da la gana. Hagan sus campañas en twitter, no está de más. Cuando decidan organizarse y luchar, me buscan.