lunes, abril 13, 2009

Las lecciones de Alejandro Williams


Senador Alejandro Williams

En las últimas semanas el Senador Alejandro Williams de nuevo salto a las primeras planas de las noticias por alegadamente contratar a investigadores privados para interrogar a periodistas sobre alegaciones hechas contra él sobre un supuesto fraude al programa Medicare del gobierno de los EE.UU.

Anteriormente el portal Ahiequeprende.com nos informaba de como este senador por la provincia de San Pedro de Macoris era más que un "senador ausente", que repetidamente no cumplía con el trabajo para el que fue electo, prefiriendo ejercer como dentista en la ciudad de New York, donde tiene al menos un consultorio.

Me sorprendió momentaneamente el descaro de este señor cuando al ser abordado por una estudiante Dominicana a quien concedió una entrevista en su consultorio de New York:





Sin siquiera comenzar la conversación, como para evitar que le hagan preguntas sobre la senaduría, el doctor cuenta por voluntad propia a la estudiante que a pesar de que vive en Nueva York, viaja todos los martes a Santo Domingo para cumplir con sus responsabilidades como legislador, y regresa los jueves. Agrega que su asistente personal Vitico Rosa, quien vive en Santo Domingo y viaja una vez por semana a Nueva York, es el que se encarga de los asuntos de la senaduría.

Para el doctor Williams, su función como senador no representa grandes beneficios. “Esa senaduría a mí no me da ningún beneficio. Lo que yo gano en un mes allá, me lo gano en un día aquí”, expresó el legislador.



Lo que me preocupa de todo este asunto es la poca atención que se le da al hecho de que el senador Williams es un legítimo representante de la provincia a la que fue elegido. En las elecciones de 2006, el PLD nominó a Alejandro Williams al senado. El PLD y sus aliados fueron favorecidos con el 50.46% de los votos emitidos en la provincia de San Pedro de Macoris.

El nivel de abstención fue de cerca del 50%, pero las elecciones fueron limpias y justas y el resultado fue la elección por el pueblo de Alejandro Williams como senador de la provincia de San Pedro de Macoris. Si alguien se a preguntado como llego este personaje a la legislatura, ahí esta su respuesta. No se robó las elecciones, nosotros voluntariamente le dimos el puesto.

Las elecciones tienen consecuencias, y nuestros representantes son un reflejo de nosotros. Las elecciones en este país son un relajo, nadie examina las propuestas de los candidatos, ni tampoco se fijan cuando los candidatos no tienen propuestas y solo nos dan un discurso demagogico para cumplir.

El ejercicio de la democracia demanda atención y sacrificio en todo momento. Los Dominicanos en ese sentido no nos hemos comportado a la altura del sacrificio de los que lucharon por ella. Salir a dar vueltas en una carabana y ondeando una bandera con el color de nuestro partido favorito es una muestra de entusiasmo, pero no significa que uno es un Demócrata.

En la verdadera democracia no se eligen al congreso gente como Alejandro Williams, a menos que usted quiera a un dentista a tiempo completo que piensa que trabajar para usted es una perdida de tiempo (y pensandolo bien, tomando en cuanta las leyes que estos legisladores aprueban la idea no es del todo mala).

No hay comentarios.: