sábado, enero 10, 2009

La era del Estado Fallido

En el futuro, cuando los ciudadanos del mítico "país mejor" al que todos anhelamos y que se supone que todos estemos trabajando para construir se sienten a escribir nuestra historia seguramente debatirán como se conocerá este período que nos ha tocado vivir en la historia Dominicana.

En mi mente este nuevo período comenzó con la elección de Joaquín Balaguer en 1966 y todavía no ha terminado, y hasta hace unos minutos si alguien me hubiera preguntado le diría que este era nuestro período democrático, tomando en cuenta en que ha sido el más largo de nuestra historia en el cual hemos estado realizando elecciones para elegir a nuestros gobiernos.

Pero como siempre sucede, a veces te despiertas de un sueño profundo a media noche y vez las cosas tan claras que te preguntas "¿cómo no me di cuenta antes si es tan obvio? estamos viviendo en el período del Estado Fallido". Si amigas y amigos, los Frank Moya Pons y Bernando Vega del futuro ya tienen desde ahora el nombre que asignaran a esta época en las nuevas ediciones de la historia dominicana.

El período del "Estado Fallido" tendrá su lugar al lado de la prehistoria colonial, pasando por el de la España Boba, la ocupación Haitiana, las guerras contra Haiti y España, ocupaciones de los Estados Unidos y la era de Trujillo. Me atrevo a decir que tendrá un lugar privilegiado entre todos nuestros períodos, por que ya tiene más de 42 años y todavía como dicen "esta como un tronco" y parece que va a durar mucho más.

Creo que fue en el 2005 que escuche por primera que a nuestro país se le consideraba un "Estado Fallido". Recuerdo que hubo una gran controversia en ese entonces cuando la revista estadounidense "Foreign Policy" publicó un artículo sobre el índice de estados fallidos, el cual es preparado desde ese año por la ONG "Fondo de la Páz" en Washington, D.C. Nuestro país no solo apareció en esa lista, sino que estabamos en la "lista roja" de los países "de máxima vulnerabilidad".

Nuestro presidente incluso llegó a referirse al tema, refutando la clasificación de nuestro país (aquí por ejemplo, formato .pdf), e incluso muchos nos preguntamos que hacía una revista americana refiriendose a nuestro país de esa manera. De seguro era otra conspiración "del imperio" para buscar una excusa y apoderarse de nuestro país y ejecutar algún plan macabro, como asegurar para los Medias Rojas de Bostón y los Mets de Nueva York los servicios de Luís Ortíz y Pedro Martínez de gratis... si, tiene mucho sentido.

Pero si miramos sin apasionamientos la situación, llegamos a la triste conclusión que el calificativo de "Estado Fallido" nos cae casí como anillo al dedo. Lean lo que publica la prensa en estos días y llegen a sus propias conclusiones. Tenemos un estado que se ha hecho ineficaz, donde un presidente supuestamente con experiencia convoca a una "cumbre de fuerzas vivas" para ver que es lo que hay que hacer y el estado no puede hacer cumplir sus leyes uniformemente (caso SunLand, los "intercambios de disparos" en un país donde no existe la pena de muerte.)

Sigamos por la lista y nos encontramos con corrupción extrema (BANINTER, los indúltos a Vivian Lubrano y la gente de RENOVE, SunLand, la isla artificial), un extenso mercado informal (vea el informe del Banco Central sobre el tema aquí), burocracia impenetrable (y en crecimiento), ineficacia judicial (de nuevo SunLand) y la interferencia militar en la política (bueno, eso ya no tanto que sepa yo).

Finalmente, para que no se nos quede nada, el estado dominicano tampoco tiene poco control practico sobre su territorio (vea aquí y aquí) y completamos el panorama con todas las características que definen a un estado fallido.

La ironía más grande es que es nuestro presidente de turno, Leonel Fernández Reyna la persona que en teoría está más capacitada para ponerle fin a esta era e iniciar una nueva, que pudiéramos llamar la del "país mejor" en lo que se nos ocurre otro más elegante. Pero en vez de tomar la oportunidad que los tiempos y el pueblo dominicano le ha concedido por tercera ocasión, Leonel Fernández se ha empeñado en continuar la labor que con mucho entusiasmo realizó Joaquín Balaguer, Salvador Jorge Blanco y Hipólito Mejía* de hundir cada vez más a nuestro país en el subdesarrollo.

* Dejo fuera a Antonio Guzmán, por que creo que él de verdad era un hombre decente con buenas intenciones

1 comentario:

mancorp dijo...

Definitivamente no comments. Excelente, sin desperdicios, concuerdo con usted mi hermano. Ahora, nos toca a nosotros tratar de que la era del "estado fallido" termine, por eso debemos crear conciencia en cada persona que se nos pare al lado, conciencia de que esto no es un juego de licey - aguilas, que cuando se nos da la "oportunidad" de elegir, debemos saber elegir mas allá de un cargito, un pica pollo o un par de pesos $$.
Un saludo ..