domingo, noviembre 19, 2006

La justicia solo se logra con la verdad


Esta mañana estoy revisando las noticias en Google News, y de inmediato salta a la vista este titular: "Xenofobia y antihaitianismo a la dominicana". Sin haberlo leído ya me imaginaba el tema y que no sería algo agradable para alguien como yo. Pero creo firmemente que uno no puede hablar de lo que no sabe, por lo que seguí el enlace.

El mismo me llevó a la página de la edición de Internet de El Diario/LA PRENSA, a una columna del Sr. Luis Barrios sobre la situación de los haitianos en mi país, la República Dominicana. En la columna el Sr. Barrios se dedica a utilizar una combinación de verdades, medias verdades y puras mentiras, me imagino con la intención de "ayudar" a la comunidad haitiana que vive en nuestro país.

A continuación el texto del email que le envié al Sr. Barrios sobre su columna:

Subject: La justicia solo se logra con la verdad
Date: Sunday, November 19, 2006 2:39 PM
From: Ulises G. Jorge Bido
To:

Conversation: La justicia solo se logra con la verdad

Estimado señor Barrios,

Mi nombre es Ulises Jorge y soy dominicano, residente en San Juan, Puerto Rico. La razón que me motiva a escribirle es su columna en la edición de Internet del Diario la prensa titulado “Xenofobia y antihaitianismo a la dominicana”. Tengo que admitir que como dominicano cada vez que alguien escribe o expresa una opinión sobre el tema de los haitianos y su situación en mi país, la experiencia no es muy agradable. No solo se trata del hecho de que alguien te ponga un espejo en la cara para que veas lo que esta mal contigo, sino cuando además de la imagen reflejada tengo que ver otros atributos que misteriosamente la gente añade para que la imagen se vea peor de lo que es.

No voy a tapar el sol con un dedo. La situación de los haitianos en mi país es deplorable. No se gana nada con negarlo. Pero ellos no son más que otra de las victimas de una sociedad injusta y corrupta en todos los niveles. Los cerca de un millón de dominicanos que viven en los Estados Unidos es la mejor evidencia de esto. En estos momentos tenemos un gobierno que prometía hace dos años un cambio en el país, y han sido desenmascarados como otra sarta de corruptos que viven de abuzar la confianza que los dominicanos han puesto en su imperfecta democracia. Son muchos
los males de mi país y no tengo espacio para hablar de todos ellos. Pero eso es muy diferente a su visión de una sociedad donde todos los dominicanos se levantan con la idea de hacer la vida de los haitianos cada vez más miserable.

Es una cosa que el gobierno dominicano se niegue a cumplir con el dictamen de la Corte Interamericana en el caso de las niñas Yean y Bosico. Esta claro que eso se tiene que hacer. Pero por otro lado, la exigencia de que el gobierno dominicano reconozca como dominicanos a los hijos de todos los haitianos que nazcan en nuestro territorio solo puede ser catalogado de irracional. Si usted se tomara la molestia de viajar por los centros hospitalarios del estado dominicano, especialmente los localizados en la zona fronteriza se puede percatar de la gran cantidad de
mujeres haitianas que dan a luz allí. Es una realidad poco conveniente para gente como usted empeñados en demonizar a los dominicanos, pero los hospitales públicos de nuestro país son muchas veces los únicos centros de salud al que tienen accesos los haitianos que viven en Haití.

Complicando un poquito la situación de los doctores y enfermeras que los atienden, las parturientas llegan a los centros hospitalarios casi a punto de dar a luz, y sin haber recibido el cuidado prenatal correspondiente. Por lo tanto suelen ocurrir complicaciones en el parto que se pueden evitar si el cuidado prenatal se ofrece. Los hospitales dominicanos tienen que conseguir interpretes para poder comunicarse efectivamente con las parturientas, y trabajar con la presión de que si alguna de ella llegara a fallecer por complicaciones en el parto, personas pudieran utilizar ese hecho como “evidencia” de una conspiración dominicana por eliminar a los haitianos.

¿Quién paga esos costos? Los contribuyentes dominicanos. No es el gobierno Haitiano, no es la OEA ni los Estados Unidos. Encima de eso, usted pide que el hijo de una mujer haitiana nacido en nuestro país en dichas circunstancias debe ser reconocido como dominicano.

Sobre este particular, tanto la constitución de Haití como la de la República Dominicana establecen que la nacionalidad que le corresponde es la de Haití (puede verificarlo usted mismo, si esta interesado en la verdad, en esta dirección: http://pdba.georgetown.edu/Constitutions/constudies.html). Es estado dominicano expide a todo niño nacido de padres extranjeros un certificado provisional, y corresponde a los padres obtener uno permanente en el consulado o embajada de su país. Ignoro a cierta ciencia que ocurre en estos casos, pero me atrevería a
apostar que esta gestión no se hace, contribuyendo en gran medida a que muchos de esos niños no tengan documentos. Como ve, la realidad es un poquito más complicada de lo que usted pregona y no se encaja en su visión de nuestro país como una sociedad dedicada a hacerle la vida difícil a los haitianos.

Usted continúa perjudicando su causa cuando alega que los “medios de comunicación”
dominicanos participan en un “consenso para no cumplir” con la determinación de la Corte Interamericana en el caso de Yean y Bosico. Bueno, yo no vivo en el país y me he mantenido al tanto de este caso precisamente leyendo la prensa dominicana en la Internet, que ha mantenido al tanto al país del caso y la negativa del gobierno en cumplir sus obligaciones
(http://
www.clavedigital.com/Portada/Articulo.asp?Id_Articulo=8604).

Para añadir más sal la herida, usted habla de “un grupo parecido al KKK” que supuestamente aboga por eliminar el artículo 11 de la constitución dominicana. ¿Cuál es ese grupo? ¿Cómo se llama? ¿Puede ofrecer usted algún medio de comunicación que haga mención del mismo? ¿Comprende usted las implicaciones de abuzar de la libertad de expresión para proclamar como verdad hechos sin ofrecer evidencia alguna de su veracidad? Mejor aún, ¿entiende usted el significado de “y conocerán la verdad, y la verdad los hará libre” (Juan, 8:32)? Si me permite adelantar una respuesta, no lo parece.

De nuevo, es bueno tener personas que luchen por la justicia y en favor de las victimas de abusos y vejaciones. Pero no se puede desvestir un santo para vestir otro. La justicia se logra con la verdad. Usted, si alguna vez lo supo, parece haberlo olvidado.

Saludos,


Ulises Jorge
San Juan, PR

Ya le envié el mensaje y la verdad que no espero respuesta. No es que este por juzgar al Sr. Barrios, pero por sus escritos no me da le impresión de ser una persona que este interesado en la verdad ni en escuchar las opiniones de los demás. Si responde lo dejaré saber por este mismo espacio.

No hay comentarios.: