jueves, agosto 31, 2006

¿Y si pudiera leer los pensamientos?


¿Cuántos no hemos soñado de vez en cuando de lo maravilloso que sería si pudiéramos leer los pensamientos de los demás? ¿No hemos deseado más de una vez poder entrar en la cabeza de los que nos rodean y ver que sienten de verdad por nosotros? ¿Te imaginas llegando en la mañana a la oficina, dar los buenos días y al instante saber a quien le agradas, quienes dicen “ya se daño el día con el $%^$# este” o a quienes simplemente no le importa..?

Dios en su infinita sabiduría no nos dio esa capacidad, pero de vez en cuando ocurren cosas que sin uno esperarlo nos dejan saber lo que alguien de verdad piensa, como si tuviéramos ese poder maravilloso de leer la mente. El martes pasado, la presentadora de noticias de CNN Kyra Phillips se olvidó por un momento que su micrófono estaba abierto mientras se tomaba un descanso en el baño. Mientras el presidente Bush hablaba en televisión desde New Orleáns, los televidentes escuchaban claramente a la Sra. Phillips conversando con una mujer no identificada.

Primero hablaba de su marido, con el cual acumulo un millón de puntos al elogiarlo y decir lo maravilloso que es. Pero luego estaba conversando sobre su hermano y como tenía que protegerlo de su cuñada por que era una “control freak”. Perdonen, pero no se traducir eso pero es algo así como una que quiere controlarlo todo. Me imagino que la Sra. Phillips esta deseando que se la trague la tierra. ¿Cómo se disculpa ahora con su hermano y cuñada?

Pero ese es el tipo de cosa que aprenderíamos si pudiéramos leer la mente de nuestro prójimo. Imagínate, si hoy en día a veces le queremos romper la cara al prójimo si nos mira mal (casi siempre el prójimo ni se entera de que te miro mal, seguro envuelto en sus propios asuntos). Si pudiéramos saber a ciencia cierta lo que opinan los demás de nosotros, seríamos infinitamente infelices, o lo que es peor, no la pasaríamos peleando con todo el mundo.

Todo tiene una explicación y una razón de ser en este mundo. Si tenemos la capacidad de encerrarnos en nuestros propio mundo es por que lo necesitamos. Para escapar de la realidad, para soñar, pero también para pensar en las cosas y personas que nos afectan, para bien o para mal. Por lo regular todo queda ahí y nadie se entera de lo que en realidad pensamos. Pero de vez en cuando, pasa lo que le pasó a Kyra Phillips y quedamos expuestos con nuestros pensamientos ante los demás.


Ulises
San Juan, PR

No hay comentarios.: