viernes, julio 24, 2015

A letter to Trenita Childers

Dear Ms. Childers:

About an hour ago I read an article of yours in the SunSentinel news site with the title "Deportation of Haitians a cautionary tale" in which you draw a parallel between the immigration debate in the Dominican Republic and the U.S.  You are indeed correct in doing that, because you can replace the "Dominican Republic" and "Haitians" with any country and any immigrant group anywhere on this planet and you will get the same story.

I was born in the Dominican Republic and since 1985 I have been living in the U.S. (Puerto Rico, Florida, Ohio, back to Florida and finally Maryland).  Even though the U.S. is home now, I follow closely the news about my native country and have been doing so obsessively since the controversial 168-13 Dominican Constitutional Court ruling regarding birthright citizenship.

You don't mention this ruling on the article I linked above, but I assume you know about it given your work with immigrants in the Dominican Republic.  Besides the article quoted above, I also found your blog and perused the entries in which you discuss your experience in the Dominican Republic and finally the same article I linked about is reproduced in The News & Observer news site with the title "The question of birth citizenship". 

Even though is the same article, something caught my attention as soon as I saw it:  a picture of a couple sitting in a small room with their two kids:


I knew immediately that I've seen this picture before, and the "NYT" in the credit reminded me of a New York Times article by journalist Meridith Kohut that carried the same picture in a slideshow with the same description shown above and the detail that the woman "has been unable to prove citizenship".  I'm going to come out and say that this story doesn't hold water and is not credible, but please don't get angry with me.  I'm not writing you to have an argument and to question your work.

First let me tell you why I think the story of "Roberto and Yoseline" as narrated by Ms. Kohut is inaccurate.  Here's their story as published by Ms. Kohut in the New York Times early this month [emphasis mine]:

Roberto, a Dominican who works at a souvenir shop in the nearby town of Cabarete, is married to Yoseline, a woman of Haitian descent.
She has no documentation, though not for lack of trying. She obtained an affidavit with seven witnesses testifying that she was born in the Dominican Republic. Two days before the government’s registration deadline last month, the family received a letter stating that the paperwork was insufficient.
“Imagine if your wife was born here but faces deportation to a country she knows nothing about,” said Roberto, who spoke on the condition that his family not be identified by last name. “She would be taken away, and our marriage and lives would be torn apart.”
Their children, ages 3 and 1, would be forced to go with her, he fears. They, too, have no documents.
I'll cut to the chase: Roberto is Dominican and according to the country 2010 constitution his two kids are Dominican too.  Article 18 of the Dominican Republic 2010 constitution deals with Dominican nationality and section 1 read as follows [my translation]:

Article 18. Nationality. Dominicans are: 
1- The sons and daughters of Dominican mother or father;
Again I repeat: I'm not looking to start an argument with you, so please bear with me.  Regarding Yoseline, section 5 of the same article 18 of the Dominican constitution read as follows [my translation]:

5-Those who marry with a Dominican, provided they opt for the nationality of their spouse and meet the requirements established by law;

So, according to Dominican law Yoseline and her two kids are Dominican and if the story as written by the Ms. Kohut is true then neither she or her kids are at risk of deportation.  Even assuming that they are not actually married (which is common over there), just by getting married she can obtain Dominican citizenship.

I'm not accusing the New York Times' Ms. Kohut of lying, but the story as written and as quoted in your article can't be true.  Now, why am I writing to you about this?  Because as I mentioned above I've been following the news about the immigration issue in my homeland very closely and almost every day I found examples like the one I quoted above.

I understand that the focus in on the immigrants and I understand as well that your research in the Dominican Republic was focused on this population as well (please, correct me if I'm wrong).  But this immigrant population does not lives in a vacuum and Dominican laws, institution and above all the Dominican people are an integral part of the story.

My guess is that in the story above Ms. Kohut was so fixated and interested in Yoseline's story that she failed to even consider that there might be an easy out from her predicament.  I'm not a journalist, but even if I don't know the law I would ask them "but, if you are married, doesn't that mean that you are Dominican?" or even inquiry about the law in the country.  

In your own writing you start by describing "mass deportations of Haitian immigrants"; are you aware that the Dominican Government claim that they have stopped deportations since 2013?  I'm not asking you to believe in everything that the government says, but can you or anybody quote some evidence to contradict that claim?  

In your story you write about Yolanda, who was born in the Dominican Republic of an Haitian man that has been living in the country since the 1970s.  Yolanda's father was issued a birth certificate for her and her three siblings, but you write that in 2013 a re-definition of the law invalidated her documents (you are referring to the court ruling 168-13).

This is correct, but you left out that law 169-14 reinstated her documentation and that as of now Yolanda and about 55,000 more in her situation are Dominicans with full rights.  Ms. Childers, I really can't understand why important aspect of this story are left out.  Immigration is a complex subject that needs to be discussed with all the actors that influence this human drama.

Where is the Haitian state in this human drama?  Why is it that the Haitian people are abandoning their country in droves to move to the Dominican Republic and other nearby countries?  Yes, I know... to find work...buy why can't they work in their own country? Well, there's no work over there...but why?  What is the Haitian state doing to improve their situation?

Where is the Dominican people in this drama?  Why nobody mentions those Dominicans that live side by side with their Haitian neighbors?  How is the relationship between immigrants and their hosts?  You write about "Conservatives in the Dominican Republic" and their complains about immigrants.  I know these people exist, but...are those the only voices speaking about Haitians in the Dominican Republic?  

According to a survey carried out by Gallup in February 2014 and quoted by Dominican daily Hoy, 68% of Dominicans are in favor of an amnesty for Haitians workers living illegally in the country.  Why are those Dominicans voices that are in favor of amnesty not part of the conversation.  Why nobody quotes them?  There is not welfare in the Dominican Republic of the kind available in the U.S. or Europe, which means that Haitians immigrants are either working or depend on charity.  

Who is hiring them?  Do each and every one of them work in sugar cane fields?  Who is helping those that can't work?  Somebody is...why is that somebody not part of the story?  Why is it that only "conservatives" who strongly dislike Haitians are the only ones that speak for all of us?

This is a very complex subject and I don't say that to be condescending.  Almost every day I learn something new about this issue and I understand why somebody focusing in just one aspect of this story will miss significant details about it.  I don't think that you intend to misled and I want to be clear about this.  I just want to let you know what I've been trying to say to every journalist and academic that I've been able to engage in dialog about this issue: please, be mindful of what is being left out and the voices that are not being heard.

Respectfully,

Ulises Jorge
Maryland, USA





sábado, julio 18, 2015

Sobre la aclaración del Secretario general de la OEA [Actualizado: ¿Error de la prensa exterior?]

¿Fue la causa de la controversia un error de transcripción?

El día de ayer y según este reportaje del portal de noticias 7 Días, el gobierno Dominicano manifesto en declaraciones del Canciller Andrés Navarro que no asistirán a la convocatoria de diálogo hecha por el secretario general de la Organización de Estados Americanos:

SANTO DOMINGO (Rep. Dominicana).-El Gobierno rechazó la convocatoria que le hizo el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, para dialogar con Haití y acusó al diplomático de crear un condicionamiento “sesgado” del informe que rendirá la misión del organismo que vino a indagar sobre la política migratoria del país.
“Reiteramos, como Gobierno dominicano, que la política migratoria de nuestro país es competencia exclusiva de la República Dominicana, y no aceptaremos ninguna acción de injerencia de personas o organismo alguno que pueda afectar nuestra soberanía y nuestra condición de Estado social y democrático, como ha dictado nuestra Constitución”, informó el canciller Andrés Navarro, durante una rueda de prensa celebrada en el Palacio Nacional.
Esta respuesta enfática del canciller Dominicano aparenta estar motivada por una supuesta falta de neutralidad del secretario general de la OEA, Luís Almagro, situación que se complicó a raíz de una entrevista que el mismo concediera a la cadena de noticias CNN (Nota: la entrevista al Sr. Almagro esta en el video y no se incluye en el texto del reportaje).  El canciller Dominicano se refirió a esta entrevista en su conferencia de prensa:


El canciller rechazó “categóricamente” las declaraciones de Almagro, “en el sentido de que en nuestra isla solo debiera haber un país”.
Cualquier persona que siga de cerca las relaciones entre los dos países que ocupan la Isla Española se podrá imaginar el significado en ambos países de declaraciones del máximo representante de la OEA que siquiera insinúen que ambas naciones no deberían existir.  Personalmente me pareció increíble que un diplomático fuera a decir tal cosa, por lo que decidí buscar el texto de sus declaraciones.

En el portal de noticias Dominicano El Día encontré el siguiente reportaje con el titular 'Secretario de la OEA: “En una isla nunca hay dos países"' y donde el periodista José Miguel de la Rosa recoge las declaraciones del Sr. Almagro como sigue:


En una entrevista que le hicieran esta semana en la cadena CNN, Almagro dijo categóricamente que en una isla no puede haber dos naciones, haciendo referencia al territorio ocupado por los dominicanos y los haitianos. 
“Es una isla, realmente cuando hay una isla no hay dos países, hay un solo país, aunque sea una isla grande como Australia. Esto es una isla pequeña con dos países, con realidades sociales, económicas y política muy diferentes”, expresó el secretario de la OEA el pasado miércoles.
Aún dándole el beneficio de la duda al Sr. Almagro tengo que decir que "cuando hay una isla no hay dos países" en este contexto es una torpeza, y más aún cuando quien lo dice es un diplomático que pretende mediar entre dos partes en conflicto.  Aunque como se ve en esta cita, él mismo reconoce las diferencias sociales, económicas y políticas de Haití y la República Dominicana. 

Esto confunde más aún, porque si él sabe que es así...¿por qué siquiera mencionar el tema? La reacción del gobierno Dominicano y las declaraciones del canciller Andrés Navarro son evidencia de que esta no es la mejor manera de propiciar un diálogo.  A pocas horas de la conferencia del prensa del canciller Dominicano, el secretario general de la OEA envió un tuit diciendo en que su intención fue llamar a un dialogo y que cualquier otra interpretación era una "tergiversación":




Casi una hora después del primer tuit el Sr. Almagro envió otro con un enlace a un corto video con la entrevista que recogen sus declaraciones.  El video lo voy a incluir al final de este blog, pero quiero primero compartir parte de una carta que el Sr. Almagro enviara ayer al canciller Dominicano Andrés Navarro.  En referencia a las controversial entrevista, la carta lee como sigue:


No exprese en ningún momento la posibilidad de unificación de los dos países, Republica [sic] Dominicana y Haití.  Jamás se me ocurriría semejante posibilidad.  No puede haber concepto más ridículo, ni más lejano a mi pensamiento.
Así como tampoco dije que una isla debe ser solamente un país.  Como queda claro en la transcripción constate una realidad de hecho, que la isla La Española contiene dos países que que sería bueno que los dos países cooperaran entre sí en un tema tan importante.  No es la única isla que comparten dos países (obviamente!) -y seria ofensivo a la inteligencia de todos poner ejemplos para ilustrar el punto-, por ello dije "generalmente", un término que fue omitido por las versiones de prensa de su país.
Más adelante la carta del Sr. Almagro lee:
Le transcribo literalmente lo expresado en la referida entrevista:
"Tenemos que avanzar en lograr una solución definitiva a este problema, la solución definitiva implica que ambas partes acuerden variables fundamentales para atender el tema de migración.
Es una isla, generalmente cuando es una isla, no hay dos países hay un solo país, aunque sea una isla grande como Australia.  Esta es una isla pequeña con dos países.  Con realidades sociales muy diferentes, con realidades económicas muy diferentes, con realidades políticas muy diferentes." (Transcripción de entrevista con Patricia Janiot CNN E)
Si se dan cuenta hay una pequeña diferencia entre la versión de las declaraciones del Sr. Almagro que fueron publicadas en El Día y la que el mismo presenta en su carta al canciller Dominicano:


Versión de El Día: “Es una isla, realmente cuando hay una isla no hay dos países, hay un solo país..."
Versión del Sr. Almagro: "Es una isla, generalmente cuando es una isla, no hay dos países hay un solo país.."

La diferencia más grande es en el uso de la palabra "realmente" en vez de "generalmente", que en mi opinión cambia por completo el significado de las expresiones del Sr. Almagro.  En la primera versión para mi suena como que "el problema es que tenemos dos países en una isla y eso no esta bien que digamos".  En la segunda versión suena como "esta es una situación inusual por que por lo regular tu no tienes dos países en una isla y eso complica las cosas".

La pregunta obligada es: ¿Por qué se cambió las declaraciones del Sr. Almagro en el reportaje de El Día?  ¿Fue un error inocente del periodista José Miguel de la Rosa (Nota: ver actualización abajo)?  Antes de que respondan y le caigan encima al Sr. de la Rosa, miren la porción del video de la entrevista de CNN al que hace referencia el secretario general de la OEA:



Luis Almagro, Secretario General OEA en CNN en español from OAS/OEA TV on Vimeo.

¿Dijo "realmente" o "generalmente"?  De primera impresión no esta claro y yo tuve que escuchar el video varias veces y prestar atención y me parece que el Sr. Almagro dijo "generalmente cuando es una isla...", tal y como el expresa en su carta al canciller Dominicano.

Es importante que el Sr. Almagro le haya salido al frente a esta controversia y que en cuestión de horas se haya expresado varias veces para aclarar el verdadero significado de sus palabras.  Si vamos a ser justos tenemos que darle crédito por eso y el gobierno Dominicano debe responder si acepta la explicación o no.

Si el gobierno Dominicano declina a atender al llamado de dialogo del secretario general de la OEA debe ser por razones de peso (que las hay).  Las expresiones del Sr. Almagro en su entrevista con CNN no es suficiente razón.

Actualización: El amigo Lorenzo Rodríguez envía un tuit con información importante:
En el enlace el portal de noticias Acento.com.do también noto la omisión de la palabra "generalmente" y atribuyen el error a las agencias de noticias internacionales que difundieron la cita incorrecta:


SANTO DOMINGO, República Dominicana.-Al borrar el adverbio “generalmente” de las declaraciones dadas por el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, a la cadena de televisión CNN, se distorsionó el sentido de su palabra, dando lugar a confusiones y manipulaciones de los sectores más conservadores  de República Dominicana. 
La situación llevó al Gobierno de República Dominicana a declarar públicamente que no se reuniría a dialogar con el gobierno de Haití sobre el tema de la migración, como ha propuesto el secretario general de la OEA, el uruguayo Almagro.
A continuación la cita INCOMPLETA que divulgaron EFE, CNN y otras agencias y medios. Luego la cita completa, que incluye la palabra GENERALMENTE. Debajo colocamos el vídeo con las palabras exactas de Luis Almagro, quien además hizo la aclaración en su cuenta de Twitter y en la página de la OEA, en donde publicó una carta aclaratoria enviada al Ministro de Relaciones Exteriores de República Dominicana, Andrés Navarro.

Texto divulgado por EFE, sin la palabra GENERALMENTE:
“Es una isla, y cuando es una isla no hay dos países, hay un solo país, aunque sea una isla grande como Australia. Esta es una isla pequeña con dos países, con realidades sociales muy diferentes, con realidades económicas muy diferentes, con realidades políticas muy diferentes” (cita textual de la agencia de noticias EFE).

Texto fiel a las declaraciones de Almagro, que incluye la palabra GENERALMENTE:
“Es una isla, GENERALMENTE cuando es una isla no hay dos países, hay un solo país, aunque sea una isla grande como Australia. Esta es una isla pequeña con dos países, con realidades sociales muy diferentes, con realidades económicas muy diferentes, con realidades políticas muy diferentes”
Cabe señalar que la prensa internacional no se ha llenado de gloria con su cobertura de esta situación.

viernes, julio 17, 2015

Estimados Productores Agrícolas: A llorar pa' maternidad...

Ya es hora de que aprendan cómo se bate el cobre.

El pasado lunes 13 de Julio del presente leí un artículo del periodista Ricardo Santana publicado en la edición web del periódico Listin Diario con el título "Productores del Noroeste denuncian que haitianos están desertando de las fincas".   Los dos primeros párrafos del artículo leen como sigue:


"Productores agrícolas y ganaderos del Noroeste advirtieron hoy que en la zona puede producirse una escasez de mano de obra que podría afectar la producción, debido a que muchos de los haitianos que se acogieron al Plan de Regularización y han recibido formalmente sus documentos, están desertando de las fincas para desplazarse a las grandes ciudades. 
Yunier Peña, quien tiene su finca bananera en Hatico de Mao, dijo que ellos están muy preocupados por la situación que se está presentando, ya que los extranjeros se están desplazando a Santiago, la capital y otras ciudades."
Leer esto dio una respuesta inesperada a una interrogante que daba vueltas por mi cabeza debido a la entrada en vigor del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros puesto en vigor por la administración del Presidente Danilo Medina.  Yo me preguntaba ¿qué pasará con los "hombres de negocios", "agricultores" y otros cuyo "plan estratégico" dependía de mano de obra barata importada desde Haiti para reemplazar a trabajadores Dominicanos.

Ahora que aquellos trabajadores Haitianos que estaban en nuestro país sin papeles legalizaran su situación... pues... ya no estaban obligado a trabajar por salarios más bajos que el que se supone cobrase un ciudadano Dominicano y también tendrían derecho a las prestaciones laborales que manda la ley.  Mi escasa imaginación pensaba que estos vivos que por años se aprovecharon de la desesperación de los inmigrantes Haitianos buscarían la manera de seguir con sus abusos laborales y su explotación de una población vulnerable.

No me imagine lo equivocado que estaba y al leer el artículo de Ricardo Santana me dije "por supuesto.. es lógico... ya están legales por lo que NO TIENEN por que quedarse a trabajar donde no les convenga".  Y así ocurrió, y sigue ocurriendo.  Hoy la novela continúa en forma de otro artículo publicado el día de hoy en el sitio de noticias 7dias.com.do:


"Productores agrícolas, preocupados por deserción de haitianos regularizados 


VALVERDE (R.Dominicana).- Productores agrícolas y ganaderos mostraron hoy su preocupación por la deserción de empleados haitianos que trabajaban en sus fincas y corrales, después de haber regularizado su estatus migratorio y que las autoridades dominicanas les hayan entregado sus documentos de residencia. 

El presidente de la Asociación de Pequeños y Medianos Agricultores del Noroeste, Juan Canela, declaró a Efe que muchos de los haitianos que han obtenido sus documentos de las autoridades dominicanas, están abandonando el campo para desplazarse a ciudades como Santiago, Santo Domingo y destinos turísticos del norte y el este del país."
Me imagino que esta es la cara de estos "productores" preocupados por la deserción de su mano de obra:


Foto: Harald Groven


 Yo soy un defensor acérrimo del capitalismo y el mercado libre; creo firmemente que toda persona esta en su derecho en buscar en la medida de sus posibilidades la mejor compensación por cualquier producto o habilidad que tenga para ofrecer a otros.  Estos trabajadores que por largos años trabajaron y fueron explotados con salarios de miseria y mínimas condiciones laborales merecen la oportunidad de ofrecer sus servicios al mejor postor.

Amigas y amigos "Productores Agrícolas", el mejor antídoto para la "escasez de mano de obra" es un buen salario.  Desconozco cómo funciona el código laboral Dominicano, pero me imagino que manda que se pague cierto salarios y beneficios.  Permítame sugerirles que comiencen con pagar ese mínimo a ver si se resuelve su situación.

Si fallan, pues sigan aumentando la compensación, ya que ante la nueva realidad es muy probable que los trabajadores Haitianos no le van a trabajar a ustedes por el mínimo.  La teoría del libre mercado dice que si ustedes siguen aumentando el salario que están dispuestos a pagar va a llegar a un punto que atraiga el interes de los trabajadores que ustedes necesitan.

Si llegar a ese punto es buen negocio para usted y todavía su empresa le rinde muy buenos beneficios...¡Felicidades...! ¡Es usted un verdadero negociante y se merece todas las ganancias que su empresa les deja.  Pero, y no quiero alarmarles... también es probable que después de calcular los númeritos usted se de cuenta que pagando el salario que manda el mercado no le funciona y puede que se vaya a la quiebra...no se desespere aún.

Mire a su alrededor... ¿puede recortar gastos en algún lugar en su operación?  Nadie conoce su negocio mejor que usted, así que le dejo a usted contestar esa pregunta.  Lo menos que yo puedo hacer es contarle de mi experiencia personal como padre soltero.  Mis "patrones" no me van a aumentar el salario un 10 o un 20 por ciento por que yo les diga que voy a estar más cómodo y garantizar todo lo que mi hijo necesite.  Así no es que funciona las cosas, así que la otra opción era recortar gastos.

Por lo tanto decidí mirar alrededor a ver donde podía recortar y descubrí ahorros de miles de dólares al año; entiendo que ustedes pueden hacer lo mismo.  Invierta sus ganancias en sus negocios, recorte gastos innecesarios (de verdad hombre ¿para que quiere dos novias y una querida..?).  Y si aún así no puede salir adelante mi mejor sugerencia es que cierre o venda su negocio a alguien que sepa lo que esta haciendo.

Después de todo, no todo el mundo nació con vocación de negociante y puede que este sea su caso... especialmente si su "plan de negocio" depende de la explotación de una población vulnerable y sumida en la desesperación.

lunes, julio 13, 2015

Un ejemplo de como se reproducen las mentiras sobre R.D.

Columnista de Fox News Latino cita alegaciones sin confirmar como "hechos"

El pasado jueves  escribía en este espacio sobre los cuentos de una "reportera de inmigración" radicada en los Estados Unidos, que se inventó una historia implausible de una estudiante de medicina Haitiana que después de estar más de una década en nuestro país no sabía que los hijos que tuvo con un ciudadano Dominicano también son Dominicanos.

Cuentos como ese son hasta cierto punto entretenidos y demuestran el nivel de ignorancia sobre detalles fundamentales de las leyes Dominicanas de inmigración del que sufren la gran mayoría de los que opinan sobre estas fuera de nuestro país.  Pero hay otras mentiras que en mi opinión tienen un fin más funesto, el de crear una realidad que no existe.

Eso fue lo primero que pensé cuando el viernes pasado se publicó en el sitio web de la revista estadounidense US News & World Reports un artículo de Teresa Welsh , corresponsal de relaciones exteriores de esta publicación y titulado "Dominican Republic Temporarily Halts Deportation of Haitians" ("República Dominicana Interrumpe Temporalmente la Deportación de Haitianos").  

El titular me sorprendió, ya que según yo entendía el gobierno Dominicano no había iniciado aún la deportación de extranjeros indocumentados residente en nuestro país.  Antes de seguir leyendo, visité los sitios web de los principales sitios de noticias y periódicos de nuestro país buscando confirmación de la "interrupción", búsqueda que no rindió frutos.  Decidí seguir leyendo el artículo de la Sra. Welsh, y esto es lo que dice el primer párrafo (mi traducción):

"Una reacción internacional negativa aparenta haber detenido temporalmente un plan de la República Dominicana para expulsar a los inmigrantes haitianos del país, pero defensores de derechos humanos dicen que es esencial que la atención permanezca en el tema con el fin de reducir la probabilidad de que las deportaciones se lleven a cabo."
Lo primero que salta a la vista es el uso de "aparenta" en la primera oración;  la Sra. Welsh no presenta ninguna confirmación de las autoridades Dominicanas sobre el asunto de las deportaciones y enseguida incluye la obligatoria cita de "defensores de derechos humanos" que por supuesto no son identificados.  El resto del artículo es solo una repetición de las mentiras y medias verdades al que la prensa internacional nos tiene acostumbrado.

¿Cuál es el propósito de alegar que el gobierno Dominicano había cedido a la presión internacional y detenido las deportaciones? Aparte de crear "hechos" que la realidad no les provee, sirven para crear "fuentes" que son usadas por otros que también "reportan" y opinan sobre este tema.  Como para muestra solo basta un botón, el día de hoy el columnista de Fox News Latino Raúl A. Reyes escribe una pieza de opinión titulada "Ethnic cleansing in the Dominican Republic deserves condemnation" ("La limpieza etnica en la República Dominicana merece ser condenada") y el párrafo introductorio lee como sigue (mi traducción):

"La semana pasada, la República Dominicana detuvo su plan para expulsar a decenas de miles de inmigrantes haitianos y dominicanos de ascendencia haitiana del país. Según US News & World Report, la presión de la comunidad internacional y una ola de prensa negativa llevó al gobierno dominicano a una "pausa" de las deportaciones masivas propuestas. Grupos de derechos humanos han advertido que esto es sólo un respiro temporal de una crisis humanitaria."
Como se darán cuenta, el "hecho" que Teresa Welsh "reporta" y para el cual no cita ninguna fuente del gobierno Dominicano es ahora citado por Raúl A. Reyes en su pieza de opinión...y de paso incluye los "grupos de derechos humanos" que  por alguna razón no son identificados.  

Teresa Welsh es culpable de inventar hechos donde no existen, pero Raúl A. Reyes simplemente escribe sin saber de lo que esta hablando.  Solo hay que buscar la definición de "limpieza étnica" para confirmar la estupidez de su pieza de opinión:

"Limpieza Etnica: El concepto limpieza étnica se refiere a varios modos de eliminar a un grupo étnico de un territorio"
En vez de estar citando a una cuentista para acusar a la República Dominicana de crímenes bochornosos, el Sr. Reyes debería verificar primero si lo que cita es cierto.  Debió ser más perspicaz y notar que en el "reportaje" de la Sra. Welsh no se cita ninguna organización o portavoz del gobierno Dominicano.  Eso debió despertar la duda y motivarlo a investigar con más cuidado antes de lanzar acusaciones contra nuestro país.

El gobierno Dominicano ha afirmado en múltiples ocaciones que no ha deportado a nadie y que como parte del plan de regularización acepto las solicitudes de sobre 288,000 extranjeros indocumentados que buscan residencia legal en nuestro país.  El Sr. Reyes es de la opinión que la República Dominicana busca "eliminar un grupo étnico" de nuestro territorio...otorgándoles permisos de residencia.   

El Sr. Reyes no esta obligado a creerle al gobierno Dominicano; de hecho considero que cuestionar y verificar los pronunciamientos del gobierno es natural en una democracia.  Pero existen organizaciones de derechos humanos que no tienen miedo a identificarse que en este caso confirman lo dicho por el gobierno:

"Según los últimos datos, a la fecha termine del 16 de junio 2015, un total de 288.466 personas se han inscrito en el PNRE para solicitar su regularización..."
La cita es del sitio web la Federación Internacional de los Derechos Humanos, y forma parte del informe elaborado al final de su reciente visita de investigación al país.  Sr. Reyes, antes de haces acusaciones sin fundamentos de crímenes contra la humanidad hágale un favor a su credibilidad e investigue.





jueves, julio 09, 2015

Las mentiras que cuentan sobre nuestro país

"Reportera" de Inmigración tiene un mejor futuro como cuentista

Esther Yu-Hsi Lee es según su perfil una reportera de inmigración y tiene una licenciatura en Psicología y "Estudios del Medio Oriente e Islamismo".   Pero después de leer su "reportaje" titulado "Como la República Dominicana esta tratando de remover a su población inmigrante" estoy convencido que debe cambiar de carrera y dedicarse a escribir cuentos.

Les confieso que yo no me leí el reportaje completo y en realidad no hacía falta.  Voy a transcribir las primeras cuatro oraciones de su reportaje a continuación:

"Melila, una nacional Haitiana de 30 años de edad se mudó a la República Dominicana para estudiar medicina hace 12 años.  Se enamoró, se casó y tuvo cuatro hijos con un ciudadano Dominicano.  Pero cuando su madre le envió dinero para completar el proceso de naturalización, se le negó su petición. 
Hace unas semanas, ella y su familia empacaron sus maletas y se "auto-deportaron" del país que consideraban su hogar."

Hay tantas mentiras en esas cuatro oraciones que no se por donde comenzar, pero voy a hacer el intento.


  1. La autora pretende que creamos que una mujer con suficiente educación para aspirar a estudiar medicina no sabe que sus cuatro hijos son Dominicanos por ser hijos de un ciudadano Dominicano.
  2. La autora pretende que creamos que una mujer con suficiente educación para aspirar a estudiar medicina no sabe que al casarse con un ciudadano Dominicano ella gana el derecho a la ciudadanía Dominicana.
  3. La autora pretende que creamos que en el proceso de naturalización que supuestamente le fue denegado nadie le informó a "Melila" que por ser ella esposa de un ciudadano Dominicano ella adquiere la ciudadanía de su marido.  De hecho, según la constitución vigente al momento de "Melila" contraer matrimonio (la del 2002, página 15) si ella no quería la nacionalidad Dominicana tenía que declinar la misma en su acta de matrimonio.
  4. La autora pretende que creamos que una madre (que suponemos quiere lo mejor para sus hijos), una mujer que le recuerdo tiene suficiente educación para aspirar a estudiar medicina no hizo el menos esfuerzo para enterarse cuales eran sus opciones legales y concluyó que lo mejor que podía hacer era abandonar nuestro país e irse a vivir a Haití.
  5. La autora pretende que creamos que una mujer con suficiente educación para aspirar a estudiar medicina decidió cruzar la frontera sin papeles con la esperanza de ser admitida en una universidad Dominicana.  En Marzo de este año el Ministerio de Educación informó que 12,000 estudiantes Haitianos estudian en nuestras universidades.   Si su madre tiene dinero para enviarle desde Haití, podemos presumir que "Melila" es de clase media o tal vez acomodada.  ¿Es ese el perfil económico de una persona que decide entrar ilegalmente a nuestro país?  
Después de seguir por casi dos años la controversia creada por la sentencia 168-13 y los esfuerzos del gobierno Dominicano por poner en orden nuestro sistema de inmigración estoy acostumbrado a las omisiones y las medias verdades de la prensa internacional.  Pero la autora de este "reportaje" se merece el premio Pulitzer en la categoría de ficción.




sábado, julio 04, 2015

¿Quiénes tienen derecho a la nacionalidad Dominicana?

Foto por Paul Stein























Contestar esa pregunta debe ser tan sencillo como leer nuestra constitución


En el debate sobre la controversial sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional de la República Dominicana la pregunta de quiénes son Dominicanos esta en el centro del debate.  Los que condenan esta sentencia alegan que la misma niega el derecho a la nacionalidad retroactivamente a cientos de miles de ciudadanos cuyo estatus como Dominicanos no era cuestionado. 


Respondiendo a esta acusación están los que dicen que desde 1929 la constitución del país ha sido consistente en definir como se logra la ciudadanía Dominicana.  Según informó Diario Libre el Presidente Danilo Medina respondió a una pregunta de la prensa internacional afirmando lo siguiente:



El presidente Danilo Medina negó hoy en Cuba que en la República Dominicana se despoje de nacionalidad a ciudadanos porque "a nadie se le puede quitar lo que no tiene".
.
.
Dijo que hay un error al pensar que la República Dominicana le esté quitando nacionalidad a alguien porque la sentencia remita al año 1929 y se crea retroactiva, cuando en realidad todas las constituciones que ha tenido el país desde ese año han tenido las mismas condiciones.
Yo he estado siguiendo esta controversia desde sus inicios, leyendo la sentencia 168-13, la ley 169-14 y los artículos de la constitución vigente en 1984 (siendo esta la que estaba vigente cuando la demandante Juliana Deguis Pierre fue inscrita en los libros de registro).  Soy de los que entiende que el Presidente Medina tiene razón, pero entre los que afirman que el presidente esta equivocado se encuentran personas que a mi entender son serias, con conciencia ciudadana y un fuerte amor por su país y su gente.


Fuentes consultadas en esta investigación



El sitio web de la Consultoría Jurídica del Poder Ejecutivo cuenta con una colección de todas las constituciones que han estado vigente en nuestro país desde el 1844.  Fue en este sitio que comencé mi investigación, pero los documentos en este sitio web no están en un formato ideal para transcribirlos electrónicamente y por alguna razón esta pagina a veces no esta funcionando por lo que no puedo recomendarla como fuente de información para una investigación como esta.

Afortunadamente y luego de unos minutos de búsqueda llegué al portal Consulta Popular, que en su página de inicio indica que "recoge múltiples informaciones y documentos del proceso de Consulta Popular  para la reforma constitucional ocurrido en la República Dominicana durante el 2006-2007".  Este sitio web indica que los derechos reservados pertenecen a la Presidencia de la República Dominicana, por lo que entiendo que es una fuente oficial de información y por lo tanto ideal para este proyecto.


Me tomo unos minutos navegando el portal para encontrar una lista más completa que la que ofrece el sitio de la Consultoría Jurídica del Poder Ejecutivo que cité anteriormente. Encontré allí copia de todas las constituciones Dominicanas hasta el 2002.  Solo me faltaba una, la del 2010 y esta la encontré en el sitio web del Tribunal Constitucional de la República Dominicana.  Aproveché y cambié el enlace de la constitución del 2002, ya que la original que encontré en el sitio de Consulta Popular no indicaba en que año fue publicada.

Mi intención es reproducir en este blog los artículos que definen la nacionalidad Dominicana, pero antes de proseguir quiero hacer la siguiente aclaración: Yo no soy un jurista, sino un profesional de la informática y mi intención es compilar en un solo lugar información que creo es importante para los que deseamos seguir conversando sobre este asunto.

No obstante, al finalizar este proyecto entiendo por que hay posiciones tan encontradas sobre si el Tribunal Constitucional cometió un grave error con la sentencia 168-13.  Me llama mucho la atención que no es hasta la reforma constitucional del 2010 donde se codifica explícitamente que los que residen ilegalmente en nuestro territorio no tienen derecho a la nacionalidad Dominicana.

Pregunto: ¿Será por esto que algunos dicen que la corte aplicó el artículo 18 de la constitución del 2010 con retroactividad?  A mi entender la corte determinó que aquellos que residían ilegalmente se consideraban "en transito" y como tal no tenían derecho a la nacionalidad Dominicana.  Como les expliqué, yo no soy jurista y ni siquiera yo confío que mi interpretación sea la correcta.

Sin más aquí les dejo el resultado de mi investigación.  Me limité a copiar de los originales el/los artículos referentes a la nacionalidad Dominicana en cada una de nuestras constituciones y revisiones a las mismas desde 1929 hasta el 2010.



Constitución de la República Dominicana, revisión del 9 de Enero de  1929



TITULO III 

DERECHOS POLITICOS
Sección 1a
De la Nacionalidad


Art. 8°— Son dominicanos:

1° Las personas que al presente gozaren de esta calidad en virtud de Constituciones y leyes anteriores.

2° Las personas nacidas en el territorio de la República, o en el extranjero, de padres dominicanos.

3° Las nacidas en la República de extranjeros nacidos en la República.

4° Las nacidas en la República de padres extranjeros siempre que, a su mayor edad, estén domiciliadas en la República; a menos que no declaren, dentro del año de haber adquirido la mayor edad, que no desean adquirir la nacionalidad dominicana, y prueben que han conservado la de su padre. Perderán este derecho de opción si antes de esa edad han ejercido en la República derechos de ciudadano.

5° Los nacidos en el territorio de la República de padres desconocidos o de nacionalidad desconocida.

6° Los naturalizados según la Constitución y las leyes. § A ningún dominicano se le reconocerá otra nacionalidad sino la dominicana mientras resida en el territorio de la República.

§ § La mujer dominicana casada con un extranjero adquirirá la nacionalidad de su marido, siempre que la ley de éste así lo establezca. De lo contrario, conservará la nacionalidad dominicana.


Constitución de la República Dominicana, revisión del 20 de Junio de  1929


TITULO III 

DERECHOS POLITICOS
Sección 1a
De la Nacionalidad


Art. 8°— Son dominicanos:


1° Las personas que al presente gozaren de esta calidad en virtud de Constituciones y leyes anteriores.

2° Todas las personas que nacieren en el territorio de la República, con excepción de los hijos legítimos de los extranjeros residentes en la República en representación diplomática o que estén de tránsito en ella.

3° Las personas nacidas en el extranjero de padres dominicanos siempre que, de acuerdo con las leyes del país de su nacimiento, no hubieren adquirido una nacionalidad extraña, o que, en caso de haberla adquirido, manifestaren al llegar a la mayor edad, por acto ante un oficial público remitido al Poder Ejecutivo, su propósito de tener la nacionalidad dominicana.

4° Los naturalizados según la Constitución y las leyes.


§ 1° Ningún dominicano podrá alegar condición de extranjero por naturalización o por cualquiera otra causa.


§ 2° La mujer dominicana casada con un extranjero adquirirá la nacionalidad de su marido, siempre que la ley de éste así lo establezca. De lo contrario conservará la nacionalidad dominicana.

Constitución de la República Dominicana, revisión del 9 de Junio de 1934



TITULO III

Sección 1ª 

De la Nacionalidad


Art. 8— Son dominicanos:

1° Las personas que al presente gozaren de esta calidad en virtud de Constituciones y leyes anteriores. 
2° Todas las personas que nacieren en el territorio de la República, con excepción de los hijos legítimos de los extranjeros residentes en la República en representación diplomática o que estén de tránsito en ella. 
3° Las personas nacidas en el extranjero de padres dominicanos siempre que, de
acuerdo con las leyes del país de su nacimiento, no hubieren adquirido una nacionalidad extraña, o que, en caso de haberla adquirido, manifestaren al llegar a la mayor edad, por acto ante un oficial público remitido al Poder Ejecutivo, su propósito de tener la nacionalidad dominicana. 
4° Los naturalizados según la Constitución y las leyes. 
§ 1° Ningún dominicano podrá alegar condición de extranjero por naturalización o por cualquier otra causa. 
§ 2° La mujer dominicana casada con un extranjero adquirirá la nacionalidad de su marido, siempre que la ley de éste así lo establezca. De lo contrario conservará la nacionalidad dominicana. 

Constitución de la República Dominicana, revisión del 10 de Enero de  1942



TITULO III 

DERECHOS POLÍTICOS

SECCIÓN 1ª.

De la Nacionalidad


Art. 8°— Son dominicanos:

1° Las personas que al presente gozaren de esta calidad en virtud de Constituciones y leyes anteriores. 
2° Todas las personas que nacieren en el territorio de la República, con excepción de los hijos legítimos de los extranjeros residentes en la República en representación diplomática, o que estén de tránsito en ella. 
3° Todas las personas nacidas en el extranjero de padre o madre dominicanos, siempre que, de acuerdo con las leyes del país de su nacimiento, no hubieren adquirido una nacionalidad extraña, o que, en caso de haberla adquirido, manifestaren, por acto ante un oficial público remitido al Poder Ejecutivo, después de alcanzar la mayor edad política y a más tardar dentro del año de haber llegado a la mayor edad civil, fijadas en la legislación dominicana, su propósito de tener la nacionalidad dominicana. 
4° Los naturalizados según la ley. 
§ Ningún dominicano podrá alegar condición de extranjero por naturalización o por cualquiera otra causa. La ley podrá establecer sanciones para los que, siendo
dominicanos, aleguen la posesión de una nacionalidad extranjera. Sin embargo, la dominicana casada con extranjero podrá adquirir la nacionalidad de su marido. 

Constitución de la República Dominicana, reforma del 10 de Enero de  1947


TITULO III

DERECHOS POLÍTICOS

SECCIÓN 1ª.

De la Nacionalidad



Art. 8°— Son dominicanos:

1° Las personas que al presente gozaren de esta calidad en virtud de Constituciones y leyes anteriores. 
2° Todas las personas que nacieren en el territorio de la República, con excepción de los hijos legítimos de los extranjeros residentes en la República en representación diplomática, o que estén de tránsito en ella. 
3° Todas las personas nacidas en el extranjero de padre o madre dominicanos, siempre que, de acuerdo con las leyes del país de su nacimiento, no hubieren adquirido una nacionalidad extraña, o que, en caso de haberla adquirido, manifestaren, por acto ante un oficial público remitido al Poder Ejecutivo, después de alcanzar la mayor edad política y a más tardar dentro del año de haber llegado a la mayor edad civil, fijadas en la legislación dominicana, su propósito de tener la nacionalidad dominicana. 
4° Los naturalizados según la ley. 
Párrafo. - Ningún dominicano podrá alegar condición de extranjero por naturalización o por cualquiera otra causa. La ley podrá establecer sanciones para los que, siendo dominicanos, aleguen la posesión de una nacionalidad extranjera. Sin embargo, la dominicana casada con extranjero podrá adquirir la nacionalidad de su marido.  

Constitución de la República Dominicana, reforma del 1 de Diciembre de 1955


TITULO IV 

Derechos Políticos 

SECCIÓN I 

De la Nacionalidad

Art. 12. — Son dominicanos:

1. Las personas que al presente gozaren de esta calidad en virtud de Constituciones y leyes anteriores. 
2. — Todas las personas que nacieren en el territorio de la República, con excepción de los hijos legítimos de los extranjeros residentes en la República en representación diplomática o que estén de tránsito en ella. 
3.— Todas las personas nacidas en el extranjero de padre o madre dominicanos, siempre que, de acuerdo con las leyes del país de su nacimiento, no hubieren adquirido una nacionalidad extraña, o que, en caso de haberla adquirido, manifestaren, por acto ante un oficial público remitido al Poder Ejecutivo, después de alcanzar la mayor edad política y a más tardar dentro del año de haber llegado a la mayor edad civil, fijadas en la legislación dominicana, su propósito de tener la nacionalidad dominicana. 
4.-- Los naturalizados. La ley dispondrá las condiciones y formalidades requeridas para la naturalización, estableciendo la naturalización privilegiada en favor de aquellos extranjeros que sean merecedores de la dispensa de los requisitos necesarios ordinariamente para obtener la nacionalidad dominicana. 
Párrafo: Ningún dominicano podrá alegar condición de extranjero por naturalización o por cualquier otra causa. La ley podrá establecer sanciones para los que, siendo dominicanos, aleguen la posesión de una nacionalidad extranjera. Sin embargo, la dominicana casada con extranjero podrá adquirir la nacionalidad de su marido. 

Constitución de la República Dominicana, revisión del 7 de Noviembre de 1959


TITULO IV

Derechos Políticos

SECCIÓN I

De la Nacionalidad



Art. 12. — Son dominicanos:


1. — Las personas que al presente gozaren de esta calidad en virtud de Constituciones y leyes anteriores.

2. — Todas las personas que nacieren en el territorio de la República, con excepción de los hijos legítimos de los extranjeros residentes en la República en representación diplomática o que estén de tránsito en ella.

3. — Todas las personas nacidas en el extranjero de padre o madre dominicanos, siempre que, de acuerdo con las leyes del país de su nacimiento, no hubieren adquirido una nacionalidad extraña, o que, en caso de haberla adquirido, manifestaren, por acto ante un oficial público remitido al Poder Ejecutivo, después de alcanzar la mayor edad política y a más tardar dentro del año de haber llegado a la mayor edad civil, fijadas en la legislación dominicana, su propósito de tener la nacionalidad dominicana.

4. — Los naturalizados. La ley dispondrá las condiciones y formalidades requeridas para la naturalización, estableciendo la naturalización privilegiada en favor de aquellos extranjeros que sean merecedores de la dispensa de los requisitos necesarios ordinariamente para obtener la nacionalidad dominicana.
Párrafo: ningún dominicano podrá alegar condición de extranjero por naturalización o por cualquier otra causa. La ley podrá establecer sanciones para los que, siendo dominicanos, aleguen la posesión de una nacionalidad extranjera. Sin embargo, la dominicana casada con extranjero podrá adquirir la nacionalidad de su marido.




Constitución de la República Dominicana, reforma del 28 de Junio de 1960



TITULO IV

Derechos Políticos

SECCIÓN I 

De la Nacionalidad

Art. 12. — Son dominicanos:

1. — Las personas que al presente gozaren de esta calidad en virtud de Constituciones y leyes anteriores. 
2. — Todas las personas que nacieren en el territorio de la República, con excepción de los hijos legítimos de los extranjeros residentes en la República en representación diplomática o que estén en tránsito en ella. 
3.— Todas las personas nacidas en el extranjero de padre o madre dominicanos, siempre que, de acuerdo con las leyes del país de su nacimiento, no hubieren adquirido una nacionalidad extraña, o que en caso de haberla adquirido, manifestaren, por acto ante un oficial público remitido al Poder Ejecutivo, después de alcanzar la mayor edad política y a más tardar dentro del año de haber llegado a la mayor edad civil, fijadas en la legislación dominicana, su propósito de tener la nacionalidad dominicana. 
4. — Los naturalizados. La ley dispondrá las condiciones y formalidades requeridas para la naturalización, estableciendo la naturalización privilegiada en favor de aquellos extranjeros que sean merecedores de la dispensa de los requisitos necesarios ordinariamente para obtener la nacionalidad dominicana. 
Párrafo. — Ningún dominicano podrá alegar condición de extranjero por naturalización o por cualquier otra causa. La ley podrá establecer sanciones para los que, siendo dominicanos, aleguen la posesión de una nacionalidad extranjera. Sin embargo, la dominicana casada con extranjero podrá adquirir la nacionalidad de su marido. 


TITULO IV

Derechos Políticos

SECCIÓN I

De la Nacionalidad



Art. 12. — Son dominicanos:



1. — Las personas que al presente gozaren de esta calidad en virtud de Constituciones y leyes anteriores.

2. — Todas las personas que nacieren en el territorio de la República, con excepción de los hijos legítimos de los extranjeros residentes en la República en representación diplomática o que estén de tránsito en ella.

3. — Todas las personas nacidas en el extranjero de padre o madre dominicanos, siempre que, de acuerdo con las leyes del país de su nacimiento, no hubieren adquirido una nacionalidad extraña, o que, en caso de haberla adquirido, manifestaren, por acto ante un oficial público remitido al Poder Ejecutivo, después de alcanzar la mayor edad política y a más tardar dentro del año de haber llegado a la mayor edad civil, fijadas en la legislación dominicana, su propósito de tener la nacionalidad dominicana.

4. — Los naturalizados. La ley dispondrá las condiciones y formalidades requeridas para la naturalización, estableciendo la naturalización privilegiada en favor de aquellos extranjeros que sean merecedores de la dispensa de los requisitos necesarios ordinariamente para obtener la nacionalidad dominicana.

Párrafo. Ningún dominicano podrá alegar condición de extranjero por naturalización o por cualquier otra causa. La ley podrá establecer sanciones para los que, siendo dominicanos, aleguen la posesión de una nacionalidad extranjera. Sin embargo, la dominicana casada con extranjero podrá adquirir la nacionalidad de su marido.


Constitución de la República Dominicana, reforma del 29 de Diciembre de 1961


TITULO IV

Derechos Políticos
SECCIÓN I
De la Nacionalidad


Art. 12. — Son dominicanos:


1. — Las personas que al presente gozaren de esta calidad en virtud de Constituciones y leyes anteriores.

2. — Todas las personas que nacieren en el territorio de la República, con excepción de los hijos legítimos de los extranjeros residentes en la República en representación diplomática o que estén de tránsito en ella.

3.— Todas las personas nacidas en el extranjero de padre o madre dominicanos, siempre que, de acuerdo con las leyes del país de su nacimiento, no hubieren adquirido una nacionalidad extraña, o que, en caso de haberla adquirido, manifestaren, por acto ante un oficial público remitido al Poder Ejecutivo, después de alcanzar la mayor edad política y a más tardar dentro del año de haber llegado a la mayor edad civil, fijadas en la legislación dominicana, su propósito de tener la nacionalidad dominicana.

4. — Los naturalizados. La ley dispondrá las condiciones y formalidades requeridas para la naturalización, estableciendo la naturalización privilegiada en favor de aquellos extranjeros que sean merecedores de la dispensa de los requisitos necesarios ordinariamente para obtener la nacionalidad dominicana.

Párrafo. — Ningún dominicano podrá alegar condición de extranjero por naturalización o por cualquier otra causa. La ley podrá establecer sanciones para los que, siendo dominicanos, aleguen la posesión de una nacionalidad extranjera. Sin embargo, la dominicana casada con extranjero podrá adquirir la nacionalidad de su marido.



Constitución de la República Dominicana, reforma del 16 de Septiembre de 1962


TITULO IV

Derechos Políticos
SECCIÓN I
De la Nacionalidad


Art. 12. — Son dominicanos:


1. — Las personas que al presente gozaren de esta calidad en virtud de Constituciones y leyes anteriores.

2. — Todas las personas que nacieren en el territorio de la República, con excepción de los hijos legítimos de los extranjeros residentes en la República en representación diplomática o que estén de tránsito en ella.

3.— Todas las personas nacidas en el extranjero de padre o madre dominicanos, siempre que, de acuerdo con las leyes del país de su nacimiento, no hubieren adquirido una nacionalidad extraña, o que, en caso de haberla adquirido, manifestaren, por acto ante un oficial público remitido al Poder Ejecutivo, después de alcanzar la mayor edad política y a más tardar dentro del año de haber llegado a la mayor edad civil, fijadas en la legislación dominicana, su propósito de tener la nacionalidad dominicana.

4. — Los naturalizados. La ley dispondrá las condiciones y formalidades requeridas para la naturalización.

Párrafo I. — A ningún dominicano se le reconocerá otra nacionalidad sino la dominicana mientras resida en el territorio de la República.

Párrafo II. — La dominicana casada con extranjero podrá adquirir la nacionalidad de su marido.


Constitución de la República Dominicana, revisión del 29 de Abril de 1963


TITULO II 


DERECHOS POLÍTICOS


SECCIÓN I


DE LA NACIONALIDAD


Art. 89. — Son dominicanos:


1) Las personas que al presente gozaren de esta calidad en virtud de constituciones y leyes anteriores.

2) Todas las personas que nacieren en el territorio de la República, con excepción de los hijos legítimos de los extranjeros residentes en la República en representación Diplomática o que estén de tránsito en ella.

3) Toda persona nacida en el extranjero de padre o de madre dominicano, siempre que, de acuerdo con las leyes del país de su nacimiento, no hubieren adquirido una nacionalidad extraña, o que, en caso de haberla adquirido, manifestaren por acto ante un oficial público remitido al Poder Ejecutivo, después de alcanzar la mayoría de edad civil fijada en la legislación nacional, su propósito de tener la nacionalidad dominicana.

4) Los naturalizados. La ley dispondrá las condiciones y formalidades requeridas para la naturalización.


Acto constitucional del 3 de Septiembre del 1965


Artículo 9.— Se declaran vigentes las siguientes disposiciones de la Constitución de 1963, a excepción de aquellas que no fueran pertinentes o que sean incompatibles con las del presente Acto Institucional: artículos 10 al 12, ambos inclusive (De la Bandera Nacional y el Escudo y Forma de Gobierno); artículo 85 al 93, ambos inclusive (De la Nación y su Gobierno, Territorio, Nacionalidad, Ciudadanía y Soberanía); artículo 161(De las Fuerzas Armadas); y artículos 163 al 172, ambos inclusive (Disposiciones Generales).


TITULO III 

Derechos Políticos

SECCIÓN I

De la Nacionalidad



Art. 11. — Son dominicanos:


1. — Todas las personas que nacieren en el territorio de la República, con excepción de los hijos legítimos de los extranjeros residentes en el país en representación diplomática o los que estén de tránsito en él.

2. — Las personas que al presente estén investidas de esta calidad en virtud de constituciones y leyes anteriores.

3. — Todas las personas nacidas en el extranjero de padre o madre dominicanos, siempre que, de acuerdo con las leyes del país de su nacimiento, no hubieren adquirido una nacionalidad extraña, o que, en caso de haberla adquirido, manifestaren, por acto ante un oficial público remitido al Poder Ejecutivo, después de alcanzar la edad de diez y ocho años, su voluntad de optar por la nacionalidad dominicana.

4. — Los naturalizados. La ley dispondrá las condiciones y formalidades requeridas para la naturalización.

Párrafo I. — Se reconoce a los dominicanos la facultad de adquirir una nacionalidad extranjera.

Párrafo II. — La mujer dominicana casada con un extranjero podrá adquirir la nacionalidad de su marido.

Párrafo III. — La mujer extranjera que contrae matrimonio con un dominicano seguirá la condición de su marido, a menos que las leyes de su país le permitan conservar su nacionalidad, caso en el cual tendrá la facultad de declarar, en el acta de matrimonio, que declina la nacionalidad dominicana.

Párrafo IV. — La adquisición de otra nacionalidad implica la pérdida de la nacionalidad dominicana, salvo acuerdo internacional en contrario.


Constitución de la República Dominicana, reforma del 14 de Agosto de 1994


TITULO III 

Derechos Políticos

SECCIÓN I

De la Nacionalidad



Art. 11.- Son dominicanos:


1.- Todas las personas que nacieren en el territorio de la República, con excepción de los hijos legítimos de los extranjeros residentes en el país en representación diplomática o los que estén de tránsito en él.
2.- Las personas que al presente estén investidas de esta calidad en virtud de constituciones y leyes anteriores.
3.- Todas las personas nacidas en el extranjero de padre o madre dominicanos, siempre que, de acuerdo con las leyes del país de su nacimiento, no hubieren adquirido una nacionalidad extraña, o que, en caso de haberla adquirido, manifestaren, por acto ante un Oficial Público remitido al Poder Ejecutivo después de alcanzar la edad de diez y ocho (18) años, su voluntad de optar por la nacionalidad dominicana
4.- Los naturalizados. La ley dispondrá las condiciones formalidades requeridas para la naturalización.
Párrafo I.- Se reconoce a los dominicanos la facultad de adquirir una nacionalidad extranjera.
Párrafo II- La mujer dominicana casada con un extranjero podrá adquirir la nacionalidad de su marido.
Párrafo III. - La mujer extranjera que contrae matrimonio con un dominicano seguirá la condición de su marido, a menos que las leyes de su país le permitan conservar su nacionalidad, caso en el cual tendrá la facultad de declarar, en el acto de matrimonio, que declina la nacionalidad dominicana.
Párrafo IV- La adquisición de otra nacionalidad no implica la pérdida de la nacionalidad dominicana. Sin embargo, los dominicanos que adquieran otra nacionalidad no podrán optar por la Presidencia O Vicepresidencia de la Repúblicas.

Constitución de la República Dominicana (2002)



TITULO III 

Derechos Políticos 

SECCION I 

De la Nacionalidad


Art. 11.- Son dominicanos:


1.- Todas las personas que nacieren en el territorio de la República, con excepción de los hijos legítimos de los extranjeros residentes en el país en representación diplomática o los que están de tránsito en él.
2.- Las personas que al presente estén investidas de esta calidad en virtud de constituciones y leyes anteriores.
3.- Todas las personas nacidas en el extranjero, de padre o madre dominicanos, siempre que, de acuerdo con las leyes del país de nacimiento, no hubieren adquirido una nacionalidad extraña; o que, en caso de haberla adquirido, manifestaren, por acto ante un oficial público remitido al Poder Ejecutivo, después de alcanzar la edad de diez y ocho (18) años, su voluntad de optar por la nacionalidad dominicana.
4.- Los naturalizados. La ley dispondrá las condiciones y formalidades requeridas para la naturalización.
Párrafo I.- Se reconoce a los dominicanos la facultad de adquirir una nacionalidad extranjera.
Párrafo.- II.- La mujer dominicana casada con un extranjero podrá adquirir la nacionalidad de su marido.
Párrafo III.- La mujer extranjera que contrae matrimonio con un dominicano seguirá la condición de su marido, a menos que las leyes de su país le permitan conservar su nacionalidad, caso en el cual tendrá la facultad de declarar, en el acta de matrimonio, que declina la nacionalidad dominicana.
Párrafo IV.- La adquisición de otra nacionalidad no implica la pérdida de la nacionalidad dominicana. Sin embargo, los dominicanos que adquieran otra nacionalidad no podrán optar por la Presidencia o Vicepresidencia de la República.

Constitución de la República Dominicana (2010)


CAPÍTULO V


DE LA POBLACIÓN

SECCIÓN I

DE LA NACIONALIDAD


Artículo 18.- Nacionalidad. Son dominicanas y dominicanos:-9- 


1) Los hijos e hijas de madre o padre dominicanos;
2) Quienes gocen de la nacionalidad dominicana antes de la entrada en vigencia de esta Constitución;
3) Las personas nacidas en territorio nacional, con excepción de los hijos e hijas de extranjeros miembros de legaciones diplomáticas y consulares, de extranjeros que se hallen en tránsito o residan ilegalmente en territorio dominicano. Se considera persona en tránsito a toda extranjera o extranjero definido como tal en las leyes dominicanas;
4) Los nacidos en el extranjero, de padre o madre dominicanos, no obstante haber adquirido, por el lugar de nacimiento, una nacionalidad distinta a la de sus padres. Una vez alcanzada la edad de dieciocho años, podrán manifestar su voluntad, ante la autoridad competente, de asumir la doble nacionalidad o renunciar a una de ellas;
5) Quienes contraigan matrimonio con un dominicano o dominicana, siempre que opten por la nacionalidad de su cónyuge y cumplan con los requisitos establecidos por la ley;

6) Los descendientes directos de dominicanos residentes en el exterior;

7) Las personas naturalizadas, de conformidad con las condiciones y formalidades requeridas por la ley.

Párrafo.- Los poderes públicos aplicarán políticas especiales para conservar y fortalecer los vínculos de la Nación dominicana con sus nacionales en el exterior, con la meta esencial de lograr mayor integración.

Artículo 19.- Naturalización. Las y los extranjeros pueden naturalizarse conforme a la ley, no pueden optar por la presidencia o vicepresidencia de los poderes del Estado, ni están obligados a tomar las armas contra su Estado de origen. La ley regulará otras limitaciones a las personas naturalizadas.

Artículo 20.- Doble nacionalidad. Se reconoce a dominicanas y dominicanos la facultad de adquirir una nacionalidad extranjera. La adquisición de otra nacionalidad no implica la pérdida de la dominicana.

Párrafo.- Las dominicanas y los dominicanos que adopten otra nacionalidad, por acto voluntario o por el lugar de nacimiento, podrán aspirar a la presidencia y vicepresidencia de la República, si renunciaren a la nacionalidad adquirida con diez años de anticipación a la elección y residieren en el país durante los diez años previos al cargo. Sin embargo, podrán ocupar otros cargos electivos, ministeriales o de representación diplomática del país en el exterior y en organismos internacionales, sin renunciar a la nacionalidad adquirida.